Hillbilly, una elegía rural

6.8
Un estudiante de derecho en Yale vuelve a su pueblo de los Apalaches y reflexiona sobre la historia de su familia y sobre su futuro. Basada en la biografía del mismo título.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p DUAL Español Latino 03/05/2021 2.36 GB 2 Descargar

También te puede interesar

Vidas en pedazos

Acción Drama Suspense Thriller
6.1

Un joven muchacho de un pequeño pueblo de Dakota del Norte entabla amistad con un fugitivo potencialmente peligroso. Vidas en pedazos Critica: ‘The Parts You Lose’ es la primera película, fuera de la televisión, del escritor, productor y director norteamericano Christopher Cantwell. Por su argumento, invita a pensar que nos encontramos ante un thriller de estructura clásica. Sin embargo, se configura más como un drama existencial, con la incertidumbre hundiendo sus garras en las espaldas de los protagonistas. Wesley (Danny Murphy) es un niño sordo que vive en un pequeño pueblo de Dakota del Norte. Un día encuentra tirado sobre la nieve a un hombre malherido (Aaron Paul), y decide llevarlo a una granja cerca de su casa. El sujeto es un peligroso delincuente que está siendo buscado por las autoridades. Lo oculta, proporcionándole sustento y compañía. ‘The Parts You Lose’ juega con la relación que van a entablar a lo largo de varios días. El inhóspito pueblo en que tiene lugar la acción, con nubes perennes que no dejan ver el sol, la desvencijada granja en que joven y adulto van a conversar y varios planos cenitales que alumbran un desangelado desierto helado, un gigantesco permafrost, son las armas con las que Cantwell habilita el entorno. Forja así una película triste, que se agarra con fuerza a la melancolía. La vida de este joven no es fácil. ‘The Parts You Lose’ la muestra a partir de la insinuación, pisando terrenos ambigüos. Sus compañeros de clase se burlan de él, le pegan de vez en cuando mocos en el pelo. ¿Se puede considerar bullying?. Su padre no acepta la discapacidad de su hijo. La afronta a partir de cierta amargura que deja paso al grito y en ocasiones al mamporro. ¿Es maltrato? El rostro de Wesley lleva inscrito la ingrata sensación del desapego. Por ello, la empatía que entabla con un desconocido, al que él mismo ha rescatado del frío, supone una denuncia en toda regla. Y deja paso a preguntas muy incómodas, de respuestas nada triviales. Redención y traición se abordan con igual sutileza, dando forma a una obra desasosegante, grande en pequeños detalles, que suscita la reflexión.

50 to 1

Comedia Drama
6.5

Basado en la verdadera historia inspiradora de Mine That Bird, en la que un grupo de cowboys de Nuevo México comienzan una travesía muy importante cuando califican para una reconocida carrera de caballos. Los vaqueros se enfrentan a una serie de contratiempos en su camino a Churchill Downs, viendose involucrados en un enfrentamiento final con la élite de carreras del mundo. 50 to 1 Critica: Hay muchas buenas películas que tienen a caballos de carrera como protagonistas “Seabiscuit” de 2003, “Secretariat” de 2010, “Hidalgo” de 2004, entre las que recuerdo y si bien como en las novelas televisivas todos sabemos cómo va a terminar eso no implica que no deje de atraparnos. En el caso de “50 to 1” el protagonista es “Mine That Bird” un caballo que hizo historia en el Derby de Kentucky de 2009, una de las 3 carreras más emblemáticas de Estados Unidos con una asistencia de ciento cincuenta mil personas, es notable la historia por su recuperación y por todo lo que hay detrás, como a los “perdedores” a veces les puede cambiar la suerte, no es una película de gran presupuesto, pero no deja de ser atractiva. Como detalle interesante cuenta con la participación de Calvin Borel, jockey de Mine That Bird. A comprar pochoclos y a disfrutarla.

La fotografía

Drama Romance
6.8

Cuando la famosa fotógrafa Christina Eames muere inesperadamente, su hija Mae Morton (Issa Rae) se queda confundida, enfadada y llena de preguntas. Cuando encuentra una fotografía escondida en una caja de seguridad, Mae comienza a investigar la vida de joven de su madre, comenzando al mismo tiempo un apasionado e inesperado romance con un periodista, Michael Block (LaKeith Stanfield). La fotografía Critica: La famosa y conocida fotógrafa Christina Eames muere de forma súbita e inesperada. Su hija Mae Morton (Issa Rae) queda en una especie de shock, desorientada y con muchas interrogantes en su interior. En una caja de caudales, Mae encuentra sendas cartas manuscritas de su madre, una para ella y otra para quien fue el amor de su vida, lo cual que la joven emprende una labor de investigación para conocer la vida de su madre cuando era joven. Al hilo de esta búsqueda comenzará un imprevisto y pasional idilio con un periodista, Michael Block (Keith Stanfield). Cuarta película de la afro-canadiense Stella Meghie, con un guión de la propia Meghie que por vez primera confecciona el libreto ella sola. La película, no sin esfuerzo y excesos consigue llevar a puerto la historia, tanto a través de las imágenes, acompañadas de una fotografía excelente de Mark Schwartzbard, como con la sustancial y en ocasiones excesiva banda sonora de Robert Glasper. S. Meghie transpone y trenza las vidas sentimentales de una madre y una hija a lo largo de los años ochenta hasta el momento actual, desde los orígenes en un sur pobre, al sofisticado Manhattan. Es una cinta de múltiples capas, con un lenguaje visual exuberante y preciso, que pretende invitar al espectador a mirar debajo de la superficie, lo mejor y más bonito de un encuentro azaroso y providencial. Pero no siempre lo logra. Se trata de un film de verano un tanto meloso, donde un un periodista que se siente guapo, se cruza con la historia de la recién fallecida fotógrafa y la de su hija, a la sazón una conservadora del Museo de Queens en New York, muchacha de color plan pija con ropa cara y bolsos de Prada en ristre, que confluirá en un amor almibarado que acaba siendo digerido mejor que peor, gracias entre otras a la banda sonora firmada por el pianista y productor Robert Glasper, una música sensual y envolvente que acompaña bien la historia; aunque en ocasiones tanto jazz envuelve de más; y música de la cultura afroamericana, que va desde Al Green a Kendrick Lamar, pasando por los temas de Mos Def o Anderson Paak. La historia de amor entre los protagonistas, Mae y Michael, entre el joven egocéntrico y carismático y una muchacha bien, amor a primera vista, una relación que Meghie no acierta a dibujar bien, el romance carece de ímpetu y exaltación, y a la mitad del metraje ya se hace aburrido. Unos personajes confrontados a unos miedos un tanto triviales que finalmente pueden unirse plenamente de manera forzada en la cual la protagonista cede ante el apuesto galán que se ha marchado a Londres llevado de su ambición (como antaño hiciera su madre). En el reparto destacan los protagonistas Keith Stanfield e Issa Rae que aunque sintonizan o mejor, tienen eso que se denomina química en la pantalla, sin embargo acaban por resultar impostados y artificiales, con un exceso de gestos manuales y falta de repertorio para los matices. Para mí, los mejores actores del film son la importante actriz Chanté Adams, que consigue dotar a Christine de una incandescencia de mujer encantada, y Y’lan Noel, que encarna el eterno amor de Christine y pescador de cangrejos en el sur. Acompañando con nivel y profesionalidad actores y actrices como Chelsea Peretti, Kingsley-Ben-Adir o Courtney B. Vance, entre otros. Una sentida y entrelazada historia de querencias y arrumacos, algunas pinceladas de calidad, un guión al que le falta un hervor cuando poco e historias de amor, la antigua agridulce tirando a amarga (la mejor), y la de los protagonistas jóvenes, predecible y dulzona como para disfrutar durante las vacaciones, sobre todo a los de corazones de delicados.

La chica que amaba a los caballos

Ciencia ficción Comedia Drama Misterio
5.6

Sarah (Alison Brie) es una joven peculiar con debilidad por los caballos, aficionada a las manualidades y a las series policiacas sobrenaturales, cuyos sueños lúcidos irrumpen cada vez más en su vida cotidiana. La chica que amaba a los caballos

The Skeleton Twins

Comedia Drama Familia
6.7

Después de eludir la muerte el mismo día, los distanciados gemelos Milo y Maggie se reúnen para encontrar una explicación razonable del negativo rumbo de sus vidas. The Skeleton Twins Critica: Es una buena película que sabe transmitir muy bien las ideas que persigue transmitir. De otra manera, más profana y prosaica, me ha recordado a "El árbol de la vida". De nuevo los hermanos, esos seres que comparten nuestros genes y que han compartido nuestra infancia, esos seres hechos a imagen y semejanza nuestra. La vida es una gran hija de puta sin escrúpulos, es la cosa más egoísta que nos podemos echar a la cara. A la vida le importamos un comino. ¿Qué es vivir para un ser que tiene la facultad de plantearse qué es vivir? Es aceptar eso que acabo de decir, que la vida no tiene sentido, que su propósito no es cuidar de ti ni de tu felicidad, tampoco que seas desgraciado (como he dicho, le importas un comino). La vida es una extraña que habita en nosotros a la que no le importa si sufres o no, se te comen o no, te matan o no, te suicidas o no, eres feliz o no, sólo busca perpetuarse. ¿Qué es la vida? Mejor dicho, ¿qué es también la vida (pues los hay que tienen la suerte de no ser demasiado desgraciados)? Personas que hacen desgraciadas a otras personas, personas que pagan por nuestras culpas, de igual modo que nosotros hemos pagado por las de otros. Hijos que pagan por los pecados de los padres. Parejas que pagan por los pecados de sus parejas. Hijos que pagarán, si no se pone remedio, por nuestros pecados. De eso va la película: de dos hermanos desgraciados, irremisiblemente tocados por la vida, condenados a subsistir (porque eso es la vida cuando uno no puede afrontarla pero tampoco se atreve a dejarla) y cuyo único consuelo es darse cuenta de que sólo se pueden tener el uno al otro. Al hilo de la historia se abordan, directa o indirectamente, un sin fin de cuestiones relacionadas. Resumiendo, una película que da mucho de sí, que aborda las cuestiones con naturalidad y sin dramatismo; una película palpable, que se hace comprender por la realidad de lo que ves, no por profundos pensamientos; una película muy recomendable.

Fiebre del ladrillo

Comedia Drama
7.2

Fiebre del ladrillo cuenta la historia del auge y caída de dos estafadores inmobiliarios. Viktor Stein, Gerry Falkland y la banquera Nicole Kleber se hacen increíblemente ricos en muy poco tiempo. Pero enseguida se ven arrastrados a una vorágine de mentiras, fraude y engaño hasta que, en un momento dado, pierden el sentido de la realidad y deben decidir qué es lo que de verdad les importa. Fiebre del ladrillo Critica: Fiebre del ladrillo aprueba con un 5, sí, pero de milagro. Y aprueba porque tiene momentos divertidos y un estilo a ratos que parece casi de videoclip, con esa dirección tan dinámica de Cüneyt Kaya. También aprueba porque David Kross es un actorazo que engrandece cada proyecto en el que participa. Hace ya doce años de su descubrimiento en The Reader, donde le aguantaba el tipo a la perfección a una Kate Winslet en la plenitud de sus facultades como actriz (que ya es decir), y Kross ha madurado hasta convertirse en un actor extraordinario. Clava perfectamente en esta ocasión la personalidad canalla de su rol, pero haciéndolo también simpático. El problema es que Kaya pierde una buena oportunidad, que tenía servida en bandeja sobre la mesa, para haber hecho una película que dijera algo importante sobre la especulación del ladrillo en estos últimos años y especialmente durante la crisis económica. Fiebre del ladrillo es más un ejercicio de estilo, una especie de mezcla mal hecha de comedia y thriller que no termina de funcionar, y deja pasar la oportunidad de haber hecho algo importante que se hubiera podido recordar como una buena película. No es el caso.