El gran pez

7.8
"Big Fish" cuenta la historia entre un padre moribundo, Edward Bloom (Albert Finney), y su hijo Will (Ewan McGregor), quien trata de aprender más acerca de su progenitor, reuniendo las distintas historias que este le ha contado. Así, Will recrea su vida en una serie de leyendas y mitos inspirados por los pocos hechos que conoce. Pero a partir del deseo de su madre Sandy, por reunir al padre con su hijo, este comienza a comprender la debacle de su padre. En sus relatos hay viajes alrededor del mundo, y delirios que incluyen gigantes, tornados y brujas. El gran pez Critica: Lo fascinante de los trucos de magia, reside en lo que el mago oculta y no en lo que nos enseña; en el misterio. La enigmática vida de Edward Bloom es un gran truco de magia que su hijo se empeña en desvelar. La realidad es un hecho, está ahí siempre, pero...¿quién puede ofrecer en su lugar un fantástico cuento de brujas, siamesas, funambulistas y mágicas hazañas? ¿cuántos serían capaz de crear el cuento de su vida? Decorado todo ello con una banda sonora rutilante que aporta tono, vida y fuerza a las escenas. Y eso es sólo la superficie, porque para los amantes de la simbología Big Fish es una mina de oro. Entre las escamas del gran pescado se esconden algunos valores olvidados que nos recuerdan a las personas que todos soñábamos y soñamos ser un día no lejano, o al menos antes de que el cuento acabe: perseverancia, inocencia y lo más importante de todo, el amor. La perseverancia se hace sitio en la resistencia de Edward a darse por vencido ante todo lo que comienza; la inocencia y la infancia se personifican en el pueblo de Spectro, refugio de las responsabilidades adultas y que nadie desea abandonar; el amor y lo que cuesta encontrarlo, utilizando como metáfora el trabajo que Edward consigue en un circo cuya única remuneración es la información necesaria para encontrar a la mujer con la que sueña casarse. Lo más especial de esta película es sin duda el significado que cada uno obtenga de ella, y lo que le represente. A unos les recordará a su abuelo, a otros a su tío y a mí a mi padre, que en el fondo siempre fue un poco Edward a su manera. A veces no nos percatamos de la auténtica importancia que tiene esa persona en nuestra vida hasta que se marcha. A mí Big Fish me ha enseñado que fantasía es todo y fantasía es nada. Y el mundo es más bonito cuando se colorea un poco. Descubran por qué ese chiste les hizo gracia la primera vez que lo escucharon.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
720p Español Latino 06/08/2020 1.20 GB 510 Descargar

También te puede interesar

La noche devoró al mundo

Drama Suspense Terror
5.8

Al despertarse una mañana, Sam se da cuenta de que está solo y de que las calles están plagadas de muertos vivientes. Aterrorizado, tendrá que protegerse y organizarse para seguir viviendo, sin saber siquiera si es el único superviviente de tan inesperada plaga. La noche devoró al mundo Critica: Una vez más, he picado con la supuesta película de culto del momento para terminar bastante arrepentido. Consiguen una ambientación medianamente buena con poco presupuesto, y todo se va al garete con este protagonista más idiota que Jim Carrey en "Dos tontos muy tontos". Veamos su "lógico" comportamiento: - Se queda tan pancho con una plaga zombie que surge de la noche a la mañana sin avisar. ¿Quién estaría tan tranquilo? - Tom Hanks tenía a Wilson en "Náufrago". Pero el tipo este se pone a filosofar con "Alfred", un zombie viejo y calvo del que se hace amigo. ¡Muy lamentable! - Como está aburrido, se pone a tocar la batería y a hacer ruido para que vayan los zombies como jóvenes a un botellón. ¿Se puede ser más tonto? - En un momento dado se juega la vida saliendo a la calle por una chorrada, y va sin armas el tío. ¡Señores guionistas, váyanse a donde decía Fernando Fernán-Gómez! De todas formas da lo mismo, porque los zombies tampoco es que le agobien demasiado. Así no hay forma de empatizar. Me da igual lo que le pase porque es muy tonto. Y digo yo, con los poquitos zombies que hay en su calle, ¿por qué no los mata y trata de huir? Pues claramente porque los que la han hecho no tenían pasta para filmar en otras localizaciones o pagar más extras mal maquillados. Porque aquí hay muy poquitos muertos para ser una ciudad en la que viven millones de personas. ¿Y por qué no le pasan más cosas siendo tan corta la película? Por si fuera poco, tenemos que soportar patéticas "jam sessions" que harían buena la música de Leticia Sabater. Hay títulos del subgénero muy superiores a esta total incoherencia que no tiene ni terror, ni suspense ni emoción alguna. Una pérdida de tiempo.

Un hombre de familia

Drama
6.7

Un empresario que se ha centrado más en su trabajo que en su familia, pone su carrera en espera cuando su hijo es diagnosticado con cáncer. Un hombre de familia Critica: ‘Hombre de familia’ es una película de un personaje que busca la redención, que pretende servir como un vehículo de lucimiento para Gerard Butler, actor que protagoniza y que además es uno de los productores del filme, pero que no logra cumplir con las expectativas. Butler interpreta a Dane Jensen, un exitoso e inescrupuloso reclutador que trabaja para una gran firma ubicada en Chicago, siempre de tiempo completo ya que aspira a ser promovido al puesto que dejará Ed (William Dafoe), su jefe que está por retirarse. Pero todo su panorama laboral es trastocado cuando se entera que su hijo padece leucemia y debe ser hospitalizado, por lo que ahora Dane deberá tener en claro sus prioridades para conseguir sus objetivos profesionales y atender a su familia. La película busca ser emotiva y sentimental, pero se vale de malas artes para buscar conmover, insertando las historias de la enfermedad del pequeño y un hombre de edad avanzada que no puede conseguir un empleo precisamente por su edad, con escenas que incluyen situaciones maniqueas buscando la lágrima fácil, apoyándose en la siempre presente música de Mark Isham. Lo más insoportable es el tono actoral de Gerard Butler, quien primero se instala como un rudo ejecutivo que siempre habla con un tono de voz muy fuerte, como si en vez de una empresa estuviera en un regimiento de soldados, y en la parte final trata de ser un poco más benévolo modulando su voz, pero siempre sobreactuando. Si bien la historia es amable y pretende ser conmovedora en todo momento, lo despreciable es la manera en cómo busca conseguirlo, con una trama que se puede anticipar desde un principio, relatada de manera por demás convencional y siguiendo una fórmula ya muy gastada. http://tantocine.com/hombre-de-familia-de-mark-williams/

Ultras

Drama
6.4

Nápoles. Con casi 50 años, Sandro sigue siendo el jefe de los Apache, el grupo de ultras con los que ha pasado toda la vida en el estadio: una vida de violencia, enfrentamientos, pasiones y valores inquebrantables. Pero ahora por primera vez, Sandro siente la necesidad de llevar una vida normal, de una relación, hasta de formar una familia. Y ha conocido a Terry, guapa y sin miedo a nada. Angelo tiene 16 años y considera a los Apache su familia, y a Sandro su guía, la persona que ha tomado el lugar de su hermano Sasà, fallecido hace unos años durante un partido fuera de casa. Ultras Critica: Netflix estrena simultáneamente dos producciones propias que tienen al mundo del fútbol como eje vertebrador: ‘Un juego de caballeros’ e ‘Hinchas radicales’. La primera es una miniserie que se desarrolla en Inglaterra a finales del siglo XIX. Tiempos en los que este juego aún poseía esa brizna de romanticismo aportado por lo amateur. La segunda supone el debut de Francesco Lettieri, introduciéndonos en el mundo de los aficionados ultras. La acción se sitúa en Nápoles. ”Los Apache” son un grupúsculo radical (ficticio pero extrapolable a cualquiera de los muchos que proliferan). Lettieri llena la pantalla de testosterona para ensamblar un drama sólido, vigoroso. Presenta a personajes primitivos, sin un ápice de complejidad, despojados por entero de cualquier ideología. Un atinado retrato de la violencia per sé. Las peleas, la búsqueda de notoriedad a partir del mamporro y el exceso como válvula de escape de ambientes socialmente deprimidos, se configuran como los verdaderos acicates. Para ello el individuo queda a merced del grupo. Su iniciativa personal debe subordinarse a una suerte de reuniones asamblearias en las que el más fanático lleva las de ganar. Por ello, en ‘Hinchas radicales’ el fútbol se mueve siempre entre bambalinas. Si no existiera, se encontraría con prontitud otro pretexto para encauzar todo ese torrente de frustraciones. La ventaja que aporta el deporte rey es ser fenómeno de masas. Eso les pone en el candelero. Los personajes principales están interpretados por Aniello Arena y Ciro Nacca, ambos magníficos. El primero es un cincuentón, jefe de ”Los Apache”, con un largo historial de brutalidad a sus espaldas. El amor y la edad harán que esté de salida. Desea cambiar de vida, abrazar cierta normalidad. Justo lo contrario que el segundo. Con 16 años idolatra al líder, lo tiene como modelo a imitar. El choque generacional se atisba inevitable. ‘Hinchas radicales’ mima su aspecto visual. Luce un ambiente de suburbio marginal, degradado. Rara vez los personajes aparecen sólos. Como si por sí mismos resultaran insignificantes. Lettieri, que se luce en la dirección de intérpretes, no acierta con el tono en la parte final. La veo demasiado contenida, ordenada. Algunas de esas escenas pedían a gritos una mayor crudeza y brusquedad, en lugar de apostar por un desenlace tan escrupuloso.

Paul

Aventura Ciencia ficción Comedia
6.6

Un viajero espacial muy listillo llamado Paul (SETH ROGEN, The Green Hornet, Lío embarazoso) lleva sesenta años encerrado en una base militar ultrasecreta, aconsejando a los líderes mundiales acerca de otros alienígenas. Cuando empieza a darse cuenta de que ya no es tan útil y de que la mesa de disección se acerca peligrosamente, Paul decide escapar en la primera autocaravana que se detiene cerca de la base militar en el Área 51. Por suerte para él, en dicha autocaravana van dos terrícolas perfectamente dispuestos a rescatar y albergar a un alienígena con problemas. Paul Critica: No hay nada mejor para retomar esto del cine, del cual andaba yo un tanto aburrido (El Nicolás Cage no estrena, y eso me mata moralmente), con una peli de esas intrascendentes hasta decir basta. El tema va de una pareja de frikis ingleses que han decidido darse una vuelta por Estados Unidos en plan turismo extraterrestre: Una convención de comic, una visita a los alrededores del área 41 y paletadas similares, que como bien sabéis están muy arraigadas en el reino yanky. El caso es que durante una de estas excursiones, y después de un accidente, socorren a un doble de ET pero en plan macarra y fumeta (además de ser más enano y carecer de ese cuello que hacia a ET mucho más esbelto), después de que este sufra un accidente de automóvil. El engendro en cuestión fuma porros como un carretero, suelta tacos a doquier, es un bailongo y un cachondo mental de cuidado, y de esta manera se gana el cariño de los frikis en un pispás. Estos le tienen que ayudar a llegar al punto de encuentro de su nave, ya que es perseguido por un infatigable agente de inteligencia, y luego más tarde por dos policías, que son unos gilipollas integrales, tanto en la realidad como en la ficción. A todos estos personajes se junta una especie de testigo de Jehová que el conocer a Paul hace que cambie su vida, aunque solo lo demuestra durante la peli diciendo subnormalidades referentes al pito, las tetas, el culo y alguna bobada más, con lo que supongo se reirán chavales de 7 años para abajo, pues gracia, lo que se dice gracia, tiene poca. Y ya está hecho el guión ¿Os imagináis que pasa? ¿Cuál será la siguiente escena?...¿Si? ¡Pues habéis acertado! La verdad es que dentro de la tontuna general me he reído, tiene alguna escena auténticamente descacharrante, de ahí mi cinco, que pudiera igual ser un seis o un cuatro, se puede ver, y se agradece, de vez en cuando, pelis de estas para echar el rato y soltar alguna carcajada. No se pierde nada por verla, pero no esperéis gran cosa.

La entrega

Crimen Drama
6.7

En Brooklyn, un solitario camarero rescata a un cachorro de un cubo de basura. Sus problemas empiezan cuando aparece el dueño del animal, un hombre con problemas mentales que, además, está involucrado en una conspiración criminal que se planea en el bar en el que trabaja el camarero. La entrega Critica: Lo de Michael R. Roskam con "Bullhead" significó la llegada de un nuevo narrador con nervio al terreno del thriller, moldeando un neo noir con intensidad, capacidad para facturar imágenes fascinantes y explotar el talento de sus actores. Reconociendo esto, no obstante, no es una película que recuerde con tanto agrado en todo lo demás, moviéndose de forma rutinaria por una trama con apenas interés. En "The Drop" atina bastante mejor porque el guión es decididamente superior, pero a cambio tenemos una realización más rutinaria. Curioso que una cosa anule la otra, si bien tampoco se puede hablar de un film sin ningún valor añadido en la parte puramente técnica. Roskam sabe cómo crear imágenes perdurables, aunque aquí pareciera estar la mayor parte del tiempo siguiendo un piloto automático -imagino- impuesto por productores para no asustar al público potencial.. No es que la película sea de las de alejar a la gente, todo lo contario, pero su factura es algo plana: falta voluntad de estilo (lo que en "Bullhead" tenía de sobra), aunque lo compensa con el mejor efecto especial posible: Tom Hardy. Una vez más el actor sorprende con una composición diferente a lo habitual, modulando de nuevo la voz, mostrando cierta timidez y fragilidad para levantar a un protagonista fantástico. Junto a él, el resto del reparto hace muy bien su trabajo aunque todas las miradas recaigan sobre James Gandolfini, que está -como siempre en estos papeles- espectacular. Tiene algunas frases hechas por y para aumentar su leyenda. "The Drop" funciona, pues, como un thriller de perfil medio en la línea de los que han hecho otros realizadores como Antoine Fuqua (puede recordar algo a "Los amos de Brooklyn" en cuanto a tratamiento), un film que se lo juega todo a la mano del tercer acto, eléctrico, notablemente clausurado, aunque como decía antes se habría echado en falta una dirección algo más visible, personal. Aun con todo, merece la pena.

Amor eterno

Drama Romance
6.8

Jade, una tímida joven de familia privilegiada, y David, un chico carismático y divertido, se enamoran perdidamente durante un verano. Cuando el padre de ella intenta separarlos, su pasión los llevará a arrostrar situaciones temerarias. Remake de 'Amor sin fin' (1981). Amor eterno Critica: Actualización de la historia llevada al cine en 1981 por Franco Zeffirelli y que fue protagonizada por Brooke Shields, basada en la novela de Scott Spencer. Dos jóvenes que recién terminaron la prepa, o más bien el high school, ella de una familia adinerada, él de una más modesta, se enamoran y tendrán que luchar por mantenerse juntos, ante la oposición de él padre de la chica. Lo que en la versión de Zeffirelli era todo pasión, arrojo y hasta con un cierto toque de erotismo, todo esto sin llegar a ser una buena película; en esta versión de Shana Feste es todo cálculo, previsible y amable. Tanto en el texto original de Spencer como en la versión de Zeffirelli los personajes se dejaban llevar por la obsesión, eran imperfectos, arrebatados; en esta nueva versión todo está tan pulidito, edulcorado, todos los personajes son bien intencionados, unidimensionales. Con un tono más cercano a una telenovela (pero de las peores), la fotografía es luminosa, preciosista, los decorados impecables, los personajes se sienten como si fuesen protagonistas de alguna publicidad, mientras el padre, malo malo nomás porque si, hará todo lo posible por evitar el noviazgo. Bajo su propio riesgo.