Badland

6.6
El detective Matthias Breecher es contratado para encontrar a uno de los peores criminales de la guerra civil. En su búsqueda, su determinación será puesta a prueba por una misteriosa mujer. Badland Critica: Una verdadera sorpresa este reciente wéstern de Justin Lee del que no comprendo la nota tan baja. Badland es una película que engloba los obsoletos subgéneros del wéstern con una producción modesta, recordando a John Ford, Sergio Leone o Sam Peckinpah por el uso de elementos tan presentes en sus estilos. La concepción del personaje, construida en torno al arquetipo que Clint Eastwood dio al género como protagonista, está muy bien hasta el punto de conseguir mezclar la acción, el drama y el romance propio de los wésterns clásicos con su ritmo lento, amenizado por la sensación de estar viendo varias historias por la separación capitular de su argumento como hizo Quentin Tarantino en su último wéstern. El tema de la justicia donde la Guerra de Secesión funciona como su sombra está tratado con mucho clasicismo, dando rienda suelta al caballo que galopa nuestro protagonista, Matthias Breecher (Kevin Makely), por los baldíos inhóspitos del Salvaje Oeste, dando caza a su paz interior. Una obra que alude directamente a películas como Cometieron dos errores (Ted Post, 1968) o El fuera de la ley (Clint Eastwood, 1976), haciendo un solemne tributo a los padres del género y ofreciéndonos una aventura muy entretenida dentro de sus tópicos. Este tipo de producciones un servidor las recibe con los brazos abiertos ya que, sin suponer un alarde de creatividad o imaginación en un género tan empolvado como explotado en la historia cinematográfica, ofrece una entretenida aventura con la gracia de las viejas glorias bien rodada por parte de Justin Lee. El director, que se muestra a gusto en el género, da con Badland una representación interesante de la América de posguerra, de la justicia, posicionándose en el bando de La Unión mediante su protagonista, un Pinkerton excombatiente al que los fantasmas de la violencia ensombrecen como a William Munny en Sin perdón (Clint Eastwood, 1992). Para los cometidos citados, Lee usa los recursos apropiados para reunir la esencia del wéstern desde su mirada, usando los clásicos primeros planos de Leone, las panorámicas horizontales de Ford o el montaje de Peckinpah para dejarnos caer en el árido purgatorio, la dura y salvaje vida del Viejo Oeste. A través de su protagonista, la concepción de mujer que salva espiritualmente al protagonista, interpretada por Mira Sorvino, y la justicia, la historia adquiere gradualmente un tono más lento y reflexivo, muy marcado en la comparación del ritmo de los tres primeros capítulos y ese cuarto que funciona como epílogo y recompensa. La reivindicación sobre los derechos humanos es obvia cuando escoges a Tony Todd para interpretar una figura de poder en la América de segunda mitad del s. XIX que manda a un hombre a cobrar el precio de la guerra, en forma de hombres a priori imperdonables por sus delitos y juzgados de una forma que hace replantearse si hay justicia en la pena de muerte, llegando a poner sobre la mesa la polémica de la eutanasia en cierta conversación entre Breecher y el Coronel Reginald Cooke, interpretado por una cara tan conocida en el wéstern como Bruce Dern. La preciosa fotografía de los paisajes de Santa Clarita por parte de Idan Menin consagra esa ambientación hostil en la que evolucionan sus personajes, donde La Muerte espera en cada camino y de la que Lee doma sus tierras para introducirnos en una road movie que, aunque se estanque en ciertos tramos con una superficialidad pesada (como en el capítulo dos), el director prepara el terreno para ofrecer su última crítica a raíz del abuso de poder por parte de sus mensajeros, de sus Sheriff, más concretamente en uno confederado llamado Huxley Wainwright e interpretado por un Jeff Haley al que la caracterización le sienta tan bien como a su personaje y que recuerda a esos personajes capados totalmente de piedad, cuya visión de la justicia es reprobable, como Little Bill (Gene Hackman) en Sin perdón o Rooster Cogburn en Valor de ley (Henry Hathaway, 1969). Las interpretaciones van por partes. Por uno, tenemos las anodinas del elenco principal como el muy atractivo pero inexpresivo Kevin Makely o Mira Sorvino y, por el otro, los elogiables trabajos de Jeff Haley, Trace Adkins o el inmortal Bruce Dern. La tensión se mantiene bien, con pulso en secuencias como la pelea entre Breecher y Hector (Omid Zader) o la ‘conversación’ con Huxley, que rastrilla las calurosas arenas de Badland para las catarsis, los grandes momentos que todos los amantes del western amamos: los duelos y tiroteos. A pesar de que esta se presente de manera muy torpe, la esperada acción consigue de vez en cuando los golpes de efecto necesarios para impresionar, pero se precipitan en la falta de creatividad y dinamismo distando mucho de lo que espero ver como espectador en esas secuencias. El carácter desenfadado de la película, sin ningún tipo de pretensión, es el último empujón que necesita el caballo de Lee para entrar como un wéstern moderno que exhala clasicismo por las puertas de mi gusto personal, haciendo una aventura realmente entretenida, a ratos interesante pero, sobre todo, muy digna para darle una oportunidad.
<

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p DUAL Español Latino 21/02/2021 1.87 GB 162 Descargar

También te puede interesar

The Mandalorian

Action & Adventure Sci-Fi & Fantasy Western
8.4

Ambientada tras la caída del Imperio y antes de la aparición de la Primera Orden, la serie sigue los pasos de Mando, un cazarecompensas perteneciente a la legendaria tribu de los Mandalorian, un pistolero solitario que trabaja en los confines de la galaxia, donde no alcanza la autoridad de la Nueva República. The Mandalorian Critica: Por fin ha regresado a Disney Plus (esta vez de forma mundial, como debe ser) su mejor serie (y quizás la única decente) hasta el momento, que no es otra que la popular The Mandalorian, la cual dejó tan satisfechos a los fans más acérrimos de Star Wars, como a todo tipo de público, gracias a su sabia combinación de acción y aventuras (con un marcado estilo Western), y a Baby Yoda, por supuesto. Y es que el triunfo de la serie se debió a capturar y respetar el espíritu de la saga clásica, cosa que no supieron hacer las películas de la nueva trilogía, odiadas por infinidad de fans. Aquí han orquestado (concretamente Jon Favreau y Dave Filoni) una propuesta tan humilde como amena, apta para todos los públicos (y paladares) y que transmite la esencia de las películas originales en cada episodio. Debido a todo ello, y después del sensacional final de temporada, había muchas expectativas entorno al regreso del enigmático Mandaloriano (al que pone voz el siempre fascinante Pedro Pascal) y su protegido (Baby Yoda), y la verdad es que una vez visto el primer episodio de la nueva temporada (de casi una hora de duración, la cual se pasa en un suspiro), podemos confirmar que la cosa pinta estupendamente bien. Estamos ante otro episodio de transición, siendo éstos los que menos funcionaron en la anterior entrega, con unas tramas de relleno que funcionaban en algunos casos (el 1×04), y en otros no tanto (los peores capítulos, el 1×05 y el 1×06). No obstante, en esta ocasión estamos de suerte, ya que asistimos a un homenaje a las Monster Movies, al más puro estilo Temblores (Tremors), en un episodio repleto de guiños que harán las delicias de los fans de la saga, en especial en el cierre del capítulo, el cual deja con ganas de más. Mucho más. El arranque del episodio ya resulta harto prometedor, con ese submundo clandestino, y un enfrentamiento cuerpo a cuerpo que ya pone casi toda la carne en el asador desde el minuto uno. Hay más Star Wars en un solo minuto de la serie que en la última (e insufrible) entrega de la saga. Y con menos medios. Sin revelar muchos detalles del capítulo, simplemente recalcar la gran labor del invitado especial, que no es otro que el infravalorado Timothy Olyphant (villano en Scream 2 o Jungla de Cristal 4/Die Hard 4), actor al que no se suele tener muy en cuenta, y que aquí ofrece una carismática actuación, gracias a su interesante personaje. Gran aportación y casting. Mención especial a los elaborados efectos especiales, los cuales no chirrían en ningún momento, sobre todo en lo que respecta a cierta criatura, así como el maquillaje, que nunca decepciona. Y es que estamos ante un primer episodio cuidado y que mantiene el nivel de lo mostrado hasta el momento, obviando la premisa central (ya habrá tiempo para ello), pero entreteniendo y dejando un muy buen sabor de boca. En conclusión, un regreso que da lo que promete y nos hace augurar una gran segunda temporada, cargada de gratas sorpresas para los fans. De momento ya han dado un primer (e importante) paso. No creo que haya quejas al respecto por parte del fandom más exigente de la Galaxia. Y es que así se hacen las cosas. Ahora, a esperar nuevos episodios, semana tras semana, en la que ya es, por derecho propio, una de las grandes series del momento. Esto sí es Star Wars.

El bueno, el malo y el muerto

Acción Thriller Western
4.3

Brian Barnes, se despierta en el desierto herido y sin memoria y sin tener ni idea de por qué él está rodeado de ocho cuerpos, una camioneta con cuatro millones en efectivo y una furgoneta llena de cocaína. Brian es perseguido por el señor de las drogas, Danny Pérez que quiere desesperadamente su dinero de vuelta, y por la DEA, con su agente Rooker, y también por el corrupto sheriff Olson que no se detendrá ante nada ni nadie. El bueno, el malo y el muerto Critica: Si bien es cierto que Timothy Woorward no ha inventado la pólvora con esta película creo que ha conseguido realizar una cinta muy entretenida (apoyada por el hecho de que apenas dure 80 minutos y se pase volando) que mezcla elementos thriller, policiaco, acción y hasta western, pues esta ambientada en la desértica frontera méxico-estadounidense en donde la ley no llega a todas partes, pues el narcotraficante Mateo Pérez (Trejo) controla el área. Lo primero que hay que señalar es que Dolph Lundgren no es el protagonista a pesar de que salga el primero en el reparto y se vea su spoilerizada imagen en el cartel. Así que los fans de nuestro grandullón sueco quizás se lleven un chasco. El protagonista es Johnny Messner, que aparece en medio de una balacera sin recordar nada (tipo Mentes en Blanco pero en el desierto) y con cuatro bolsas de dinero. A partir de ahí se desarrolla la trama con unos cuantos personajes que la verdad es que no están muy desarrollados por razones obvias y es que esto es un thriller de acción que va directamente al grano y que intenta tomar elementos tarantinianos sin mucho éxito, tanto en la escena como en algunos diálogos de badass con testosterona y tipos duros.

Django sin cadenas

Drama Western
8.1

Dos años antes de estallar la Guerra Civil (1861-1865), Schultz, un cazarrecompensas alemán que le sigue la pista a unos asesinos, le promete al esclavo Django dejarlo en libertad si le ayuda a atraparlos. Terminado con éxito el trabajo, Django prefiere seguir al lado del alemán y ayudarle a capturar a los delincuentes más buscados del Sur. Se convierte así en un experto cazador de recompensas, pero su único objetivo es rescatar a su esposa Broomhilda, a la que perdió por culpa del tráfico de esclavos. La búsqueda llevará a Django y a Schultz hasta Calvin Candie, el malvado propietario de la plantación "Candyland". La presencia de ambos en los alrededores de la propiedad, despierta las sospechas de Stephen, el esclavo de confianza de Candie. Django sin cadenas Critica: Ya le metió mano al nazismo, ahora tocaba el racismo y la esclavitud. Spike Lee, el defensor del pueblo afroamericano, el que decide quién puede y quién no puede hacer películas sobre negros, el que ve racismo en un código de barras y el ocasionalmente director de buenas películas, la ha puesto a parir. ¿Qué quiere decir esto? Que es excesiva, visceral y que tanto blancos como negros intercambian balazos. No controlo mucho de western, no sé si Quentin ha respetado sus códigos o se ha cagado en ellos. Yo lo que sé es que son dos horas y media de puro cine, una masterclass de dirección y una lenta (como siempre) sucesión de escenas memorables, además de una inmejorable ambientación. Está película podría haber sido de 10 si no fuera por la última media hora, cuyo aspecto impovisado pudo ser debido a los problemas que tuvo Tarantino antes, durante y después de la producción. Nos hemos perdido a un personaje que intrerpretaría Kevin Costner y posteriormente Kurt Russell. Nos hemos perdido a Joseph Gordon-Levitt, ya que el chaval quiere hacer sus pinitos en la dirección. Y nos hemos perdido a Sacha Baron Cohen, que no había hecho suficientes payasadas promocionando El Dictador. A Tarantino habría que darle un Nobel (aparte de algún Oscar, pero eso es otra historia) por descubrir a Christoph Waltz. Qué clase, qué talento, qué actorazo nos hemos estado perdiendo durante años. Suya es la función durante la mayoría del metraje. Luego está el DiCaprio más irreconocible de la historia, que se marca un papelazo como villano. Samuel L. Jackson se lleva el mejor personaje y no lo desaprovecha, su mejor actuación en lustros. Y también está Jamie Foxx, que al pobre le toca ser protagonista, personaje que Quentin no ha mimado tantos como a los secundarios. De hecho, me la repanpinfla él y su churri, yo solo quería más escenas de Christoph y Leo. No me extiendo más, las dos primeras horas se pasan voladas, con un prológo genial que el maldito trailer se ha encargado de destriparnos y con un Waltz comiéndose la pantalla a bocados. La escena del Ku Klux Klan de mercadillo merece capítulo aparte. Sublime.

The Dalton Gang

Western
4.5

Cuando su hermano Frank es asesinado por un forajido, los hermanos Bob Dalton, Emmett Dalton y Gray Dalton se unen al departamento del sheriff local. Cuando son engañados por la ley, recurren al crimen, robando trenes y cualquier otra cosa que puedan robar en el transcurso de dos años a principios de la década de 1890. Tratando de superar a Jesse James, intentan robar dos bancos a la vez en octubre de 1892, y las cosas se ponen feas The Dalton Gang Critica: claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia....The Dalton Gang

Dead Again in Tombstone

Western
5

Guerrero (Danny Trejo, Machete) regresa de los muertos otra vez en este western lleno de acción que promete ser un infierno de un paseo. Guerrero se ve obligado a proteger una reliquia robada de entrar en las manos de Jackson Boomer (Jake Busey, Starship Troopers) y su pandilla de soldados, pero Jackson no se detendrá ante nada para levantar a sus compañeros de entre los muertos y traer la ira del infierno sobre la tierra . Guerrero debe usar todos sus poderes oscuros para derrotar a Jackson y encontrar la redención ... o morir de nuevo tratando. Dead Again in Tombstone

El jinete

Drama Western
7.4

para volver a montar. Cuando vuelve a casa se da cuenta de que lo único que quiere hacer es montar a caballo y participar en rodeos, lo que le frustra bastante. En un intento por retomar el control de su vida, Brady emprende un viaje en busca de una nueva identidad y del significado de lo que es ser un hombre en el corazón de América. El jinete Critica: Basada en una historia real e interpretada por verdaderos jinetes (es decir, actores no profesionales,) ‘The Rider’ es, sin duda, una película que llega al alma del espectador. La directora nos trae un western contemporáneo, trasladando al espectador a este rudo mundo, a esta cultura que parece solo existir en la pantalla de cine con una historia conmovedora. Sacando el máximo partido al paisaje, que se ve mezclado de llanuras extensas con esa preciosidad de caballos, la historia arranca de forma cruda, con un jinete que acaba de sufrir una lesión que, quizás, pueda alejarle por completo de lo que hasta entonces era su vida. Tozudo, intenta hacerse a la idea de que algún día volverá pues su sueño está allí, en la arena, encima de esos animales. Poco a poco el espectador, que va de la mano del protagonista, se va haciendo a la idea de que eso será complicado, encontrándose completamente perdido. Y llama la atención el cuidado que se realiza de la situación y de su personaje central, eje de la historia, con un Brady Jandreau que se deja llevar por completo, realizando un brillante papel principal. La relación con su familia (su padre o su hermana autista), con sus amigos (todos se dedican a lo mismo), la cultura (debes ser rudo, levantarte, aguantar el golpe…) y los amigos caídos componen una preciosa historia sobre los sueños rotos. No andaré con rodeos: es una película que recomendaría sin dudarlo. Más en: https://alquimistacinefilo.wordpress.com/